Make your own free website on Tripod.com

 

PROPOSITOS O FINALIDADES CENTRALES EN LA FORMACION DE ABOGADOS


Para que el programa curricular de formación de Abogados pueda tener características de calidad, que habiliten a los nuevos profesionales para actuar en la realidad contemporánea, especialmente, frente a los nuevos rasgos que indudablemente asume el sistema jurídico en nuestro tiempo, los propósitos apuntan en esta dirección:

CONOCIMIENTO TEORICO Y TECNICO DE LA NORMATIVIDAD.

Dado que el sistema jurídico es una estructura normativa, la universidad debe reconocer la necesidad de ofrecer herramientas teóricas y analíticas básicas pero suficientes, para crear, modificar, entender, interpretar, aplicar o considerar críticamente ese universo o cualquiera de sus partes. Se trata, por lo tanto, de atender debidamente la dimensión de conocimiento teórico y técnico de la normatividad, para que los profesionales independientes de los cambios de legislación, puedan responder a su conocimiento en las actividades que le son propias.

COMPRENSION DEL DERECHO COMO PARTE DE LA REALIDAD SOCIAL.

Con el fín de que la dimensión formativa no sea evidentemente limitada y estrecha, ni se contraiga exclusivamente a lo que representaría una disciplina para la simple información, comprensión y aplicación de la normatividad, debe ser también propósito principal del programa curricular contribuir a un entendimiento del derecho como parte de la realidad social, que puede también ser analizada con la ayuda del aporte conceptual e instrumental de las ciencias sociales, o respecto de la cual es indispensable plantearse interrogantes filosóficos y teóricos de significación. El reconocimiento de este nivel de la formación no solamente hará posible que el profesional pueda optar por la teoría del derecho o de los sistemas jurídicos, sino que permitirá a quienes deseen permanecer en la dimensión de manejo profesional del ordenamiento normativo, tener perspectivas más enriquecedoras, fructíferas y especialmente críticas.

CONOCIMIENTO DE LA REALIDAD ESTATAL.

De otra parte, el derecho como parte de un sistema normativo o como relación social no puede ser plenamente aprendido, sin una dimensión formativa que lo acerque a la realidad, ésta, íntimamente ligada a su origen y a su funcionamiento real. El abogado y el jurista tienen que tener siempre presente que los desarrollos normativos en una sociedad concreta, únicamente se pueden comprender a partir de sus determinaciones políticas.


volver